Buenas prácticas adicionales

Apoya a Proyecto Autodidacta a través de Patreon

Buenas prácticas adicionales (I)

Buenas prácticas adicionales (II)

Buenas prácticas adicionales (III)

TRANSCRIPCIÓN

Incluye una firma en tus mensajes

Muchos servicios de correo y programas cliente permiten insertar de manera automática un pequeño texto al final de cada mensaje que envíes.

Una firma es una manera muy útil de dar a conocer tus proyectos o tu manera de pensar.

Incluye una firma específica para cuando contestes desde el teléfono móvil

Las aplicaciones para revisar el correo desde dispositivos móviles (tabletas, teléfonos inteligentes) suelen contar con una opción para añadir una firma específica en los mensajes enviados desde ellas. Sí, es el clásico “Enviado desde mi iPhone” o “Enviado desde mi teléfono con Android”.

Esto tiene su sentido más allá de la mera promoción, pues nos sirve para indicar que el mensaje se ha enviado desde un dispositivo móvil, lo que explica que no esté bien redactado, tenga algunas faltas o que incluso sea exageradamente breve o seco.

Si no quieres utilizar la firma que añade la aplicación por defecto, crea la tuya propia. Pero recuerda que debe dejar claro que estás enviando el correo desde un dispositivo móvil, no desde el escritorio.

No envíes ni reenvíes de manera indiscriminada

Cuando algo nos gusta, tendemos a compartirlo, pero puede ser que no a todas las personas de las que tienes la dirección les guste ese chistecito que tanto te ha hecho reír.

Ten cuidado además de que, si haces un reenvío, no lo hagas a todos los contactos de tu lista.

Para estas cosas, usa mejor Facebook, Twitter, Google+ o cualquier otra red social o aplicación de mensajería.

No envíes correos a muchas direcciones al mismo tiempo

Todo proveedor de correo tiene su límite de direcciones a las que puedes enviar un mismo mensaje.

Si lo superas, empezarás a ser sospechoso de spam (correo no deseado) y tu cuenta podría ser cancelada o deshabilitada por un tiempo.

El límite suele variar, pero superar las 100 direcciones no es algo muy recomendable.

No envíes correos generalizados como promoción

Si quieres dar a conocer tu producto, tu proyecto, tu web o lo que sea a una serie de personas, nunca escribas un correo general.

Escribe siempre uno personalizado para cada persona a la que se lo vas a enviar.

La gente muestra rechazo ante los correos indiscriminados, sobre todo aquellos con cosas como “querido/a amigo/a” o “querid@ amig@”.

Dan impresión de pereza y desinterés, como si el remitente quisiera algo del destinatario sin importarle realmente quién es o qué hace.

Revisa periódicamente el spam

Los proveedores de correo cuentan con un sistema de filtrado de spam que cada día es más eficiente. Pero todavía dista de ser perfecto.

Por eso es importante revisar cada cierto tiempo la carpeta o sección de spam por si ha ido a parar allí un mensaje de forma incorrecta. Con hacerlo una vez al mes, suele ser suficiente.

Ten en cuenta de que el spam suele eliminarse de forma automática precisamente cada mes y que las direcciones de mensajes que hayan terminado allí serán siempre catalogadas como spam a menos que señalemos lo contrario.

Navega por esta serie<< Buenas prácticas al adjuntar archivosPeligros del correo electrónico >>