Empezar un blog es facilísimo

Parte 4 de la serie Buenas prácticas con blogs

Antes de la aparición de los , crear una página web para usarla como medio de comunicación no era sencillo ni trivial. Aunque no era muy complejo, sí se requerían unos mínimos: tener acceso a un servidor web, poder subir contenidos a él y editar los contenidos en HTML, de forma directa o por medio de algún programa de edición web. Por ello, la capacidad de tener presencia en era minoritaria dado que los medios no estaban al alcance de todo el mundo. Eran los tiempos en los que la mayoría de los usuarios de estaban online de manera casi absolutamente pasiva.

Todo cambió cuando se lanzaron distintos servicios o aplicaciones gratuitas y/o de software libre para facilitar al máximo la creación de blogs. Desde hace ya bastantes años, montar un es una operación trivial, al alcance de cualquiera con conocimientos básicos de Internet. Si se utiliza un servicio, basta con abrir una cuenta en él y dar una serie de pasos muy sencillos como poner el nombre al blog, definir su estética dentro de un conjunto de plantillas predefinidas y definir algunas preferencias básicas de usuario. En menos de 10 minutos se puede tener un blog y empezar a escribir en él.

Si se dispone de un servidor web, la cosa es un poco más compleja, pero no mucho más. Basta con subir los archivos del gestor de contenidos que elijamos (el programa para crear el blog), ejecutar el pequeño programa de instalación, seguir sus sencillos pasos y ya podemos empezar a trabajar.

Descarga "Buenas prácticas con blogs" completo desde Lektu

Si te gustó esta entrada, ayúdame a comprar café para hacer más (por Paypal).

Navega por esta serie<< ¿Qué es un blog? (II)Un blog es un medio para un fin >>

Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Spain El contenido de esta entrada está bajo una licencia Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Spain.