Equipo que necesitas para grabar tu primer podcast

Equipo que necesitas para grabar tu primer podcast (I)

Equipo que necesitas para grabar tu primer podcast (II): micrófonos

Equipo que necesitas para grabar tu primer podcast (III): tipos de micrófonos

Equipo que necesitas para grabar tu primer podcast (IV): micrófonos de portátiles

Equipo que necesitas para grabar tu primer podcast (V): grabar con el teléfono o tablet

Equipo que necesitas para grabar tu primer podcast (VI): auriculares

Equipo que necesitas para grabar tu primer podcast (VII): importancia de la calidad de sonido

TRANSCRIPCIÓN

Tras lo que hemos visto hasta ahora, partimos de que ya eres un oyente habitual de . O por lo menos, de que has escuchado los suficientes como para estar convencido de que quieres hacer uno.

Cuando se plantean hacer un podcast, lo primero que se pregunta la mayoría de la gente es qué equipo necesita y cuanto tiene que gastar al principio.

La respuesta es sencilla: seguramente, con lo que ya tienes en casa ya puedes empezar. Mejor que no gastes en nada. Al principio, no es necesario.

En cuanto a hardware, lo que debes tener es: una computadora, un micrófono y, si es posible, una conexión a Internet.

Una conexión a Internet no es imprescindible en realidad, pero agiliza mucho el trabajo. No solo a la hora de distribuir nuestro podcast, sino para obtener las herramientas con las que lo elaboraremos, la música, etc.

Si no tienes conexión a Internet en el computador donde realizarás tu podcast, tendrás que depender de ir cada cierto tiempo a, por ejemplo, un cibercafé. Será un poco incómodo, pero no hace imposible la creación de tu podcast.

Aquí vamos a asumir que tienes las tres cosas en un mismo sitio.

En cuanto a tu computadora, no necesita tener nada especial. Con que sea medianamente moderna es suficiente. Muy antigua tiene que ser para que no tenga incorporadas las partes (tarjeta de audio) para grabar y reproducir audio.

Pero seguro que lo que más dudas te despierta es el tema del micrófono: ¿vale cualquier micrófono?

Pues en principio, sí.

A ver: el tema de los puede ponerse muy técnico, por lo que no vamos a entrar en él a profundidad.

Baste decir que con el micrófono más común que suele venir con cualquier computadora (el típico de pie) es suficiente. O también con el que viene incorporado a unos y que suele usarse para videoconferencias y similares.

Ahora bien, lo que tienes que tener claro es que la calidad de sonido que vas a obtener con estos micrófonos no va a ser espectacular sino tan solo suficiente.

Sí, suficiente: suficiente para que se te entienda y para que oírte no sea doloroso. Podrás emplear algunos truquitos de software para mejorar como suenas, pero lo que no conseguirás es sonar con la misma calidad que en un estudio de radio o con un equipo profesional.

La calidad ofrecida por un micrófono común nos sirve para dar los primeros pasos como podcasters (así se les llama a los que hacen podcasts). Si nuestro proyecto se mantiene en el tiempo, ya podremos más adelante comprar un micrófono mejor.

De todas formas, incluso dentro de este tipo de micrófonos económicos es necesario tener en cuenta una característica.

Que sean unidireccionales.

Verás, en lo referente a la sensibilidad y de cara a lo que estamos viendo aquí, hay dos tipos de micrófonos: unidireccionales y omnidireccionales.

Los unidireccionales son más sensibles a una sola dirección: captan los sonidos recibidos desde la dirección a la que apuntan.

Los omnidireccionales captan todos los sonidos que los rodean. Esto puede resultar práctico en algunos casos pero lo normal es que para los podcasts no de buenos resultados.

En la medida de lo posible, trata de usar siempre un micrófono . Los omnidireccionales captarán todo el sonido de tu entorno de grabación. Y esto, a menos que estés en un estudio o en un ambiente muy silencioso, puede hacer que se metan sonidos indeseados.

Si usas una computadora portátil para grabar, es posible que pienses que no es necesario utilizar un micrófono aparte pues lo normal es que ya tengan uno incorporado.

Si no queda más remedio, puedes utilizarlo, por supuesto. Incluso puede ser una buena alternativa cuando participan varias personas en la grabación del podcast en el mismo lugar físico.

Pero la calidad de sonido se verá resentida porque precisamente estos micrófonos suelen ser omnidireccionales y se captarán con facilidad otros sonidos y ruido de ambiente además de la voz o voces.

Como veremos más tarde, hay métodos para mejorar la calidad y reducir estos problemas por software. Pero también afectan a la calidad general del audio y el resultado final puede no ser tan óptimo.

Sin embargo, si no tienes más remedio que usar un micrófono , que esto no te detenga. Para empezar, es suficiente casi con cualquier herramienta que permita grabar.

Lo principal, aunque no lo creas, es grabar. Y hacerlo de manera continua. Si tu proyecto se mantiene o, mejor, prospera, ya conseguirás mejorar la calidad de grabación más adelante.

Otra opción a la que recurrir es usar un dispositivo móvil para grabar (si tienes uno). Puede ser una tablet, un teléfono móvil que cuente con esa capacidad o un teléfono inteligente o .

En el caso de las tablets y los smartphones, puedes usarlos para grabar en ellos y luego mover el archivo a la computadora para editar o conectarlos al equipo de escritorio para usarlos como si fuesen un micrófono.

Tanto en un caso como en otro, deberás instalar aplicaciones especializadas en esas tareas.

De todas formas, aquí el problema está en que la calidad del micrófono dependerá de tu dispositivo. No todos tienen micrófonos de la misma calidad y mientras que en unos puedes hacer buenas grabaciones, en otros no.

Lo mejor que puedes hacer para ver si puedes usar tu dispositivo para grabar podcasts es hacer una prueba: te grabas hablando un par de minutos y luego te escuchas desde el mismo dispositivo (con auriculares) para evaluar el resultado.

Si lo encuentras aceptable, podrás usarlo para grabar tus podcasts

Además de para obtener un archivo de audio con tu voz que luego puedas editar en una computadora de escritorio, existen aplicaciones que permiten grabar y subir un podcast desde el dispositivo, como .

Más tarde, repasaremos la aplicación de Spreaker con un poco de detenimiento, pero vale la pena decir ahora que es una buena alternativa a considerar siempre y cuando tu dispositivo tenga un buen micrófono.

Aunque no los he mencionado al principio, creo que también vale la pena decir algo acerca de los auriculares y altavoces.

Si nos los incluí en la lista inicial es porque asumí que casi todas las computadoras cuentan con ellos. Las portátiles tienen incorporados los altavoces y suele ser habitual que al comprar una de escritorio vengan dentro del paquete.

Ahora bien, creo que es conveniente señalar que, aunque tengamos altavoces, siempre será mejor que también tengamos a mano unos auriculares. Sobre todo para cuando tengamos que editar nuestro podcast.

A medida que editemos, a veces tendremos que escuchar una parte una y otra vez si queremos eliminar o corregir un fallo. Hacerlo con los auriculares puestos nos permitirá apreciar mejor el sonido y realizar los ajustes con más rapidez y precisión.

En cuanto a la calidad de los auriculares, basta con que sean unos que suenen bien, aunque esto sea muy subjetivo. Con que los agudos y los graves suenen de manera equilibrada y el sonido se escuche con cierto nivel de detalle y sin distorsión, es suficiente.

El uso de auriculares se vuelve imperativo si estamos editando el podcast desde una portátil. Los altavoces de estas computadoras no suelen tener la calidad idónea para usarlos para estos propósitos.

Para terminar este repaso por el hardware mínimo necesario para iniciar un podcast, me gustaría aclarar algo respecto a la calidad de sonido. Porque, tras lo que he dicho, puede parecer que no importa. Y no nos engañemos: sí importa.

Pero, cuando comienzas a hacer un podcast, hay cosas más importantes como la disciplina y el hábito.

No quiero que se piense que hay que descuidar la calidad del audio ni mucho menos. Si nuestro podcast suena fatal, como si fuese la transmisión de una emisora de am a través de un receptor de los años 50, posiblemente nos oiga poca gente.

Sin embargo, invertir desde el inicio en un equipo de mucha calidad sin saber si nuestro proyecto va a tener éxito o si ni siquiera vamos a poder continuar con él tiene mucho de despropósito.

Lo mejor es comenzar con los medios que tengamos a nuestro alcance y luego, si la cosa funciona (tanto para nosotros como para nuestros oyentes) ir comprando un equipo mejor.

Al inicio, a lo que debemos apuntar es a una calidad de sonido mínimamente viable: que se escuche y se entienda lo que se dice, claro, pero también que no incomode la escucha.

En este aspecto, tú eres la referencia. Haz pruebas y escúchalas con objetividad. ¿escucharías tú una grabación que suena como la tuya? Si la respuesta es “sí”, adelante. Si no, trata de mejorar.


Créditos adicionales

En estas páginas se han utilizado imágenes provenientes de:

PICOL (PIctorial COmmunication Language) project bajo licencia Creative Commons BY

Iconos elaborados por Freepik descargados de www.flaticon.comusados bajo una licencia CC BY 3.0

Open Clip Art Library:

OpenClipArt on Tablet PC por hatalar205 bajo licencia de dominio público

headphones por Anonymous bajo licencia de dominio público

Si lo que has leído te resultó útil, ¿por qué no consideras hacer una pequeña donación para que este proyecto siga adelante?

Navega por esta serie<< Más sobre encontrar, escuchar y seguir podcastsSoftware que necesitas para grabar tu primer podcast >>