La clave de un foro es la motivación

Parte 6 de la serie Buenas prácticas con foros

El éxito de un foro pasa porque que las personas adquieran el hábito de consultarlo a diario y participar en él.

Este problema es especialmente difícil si la persona tiene poca costumbre de utilizar , pero también es un problema si la persona usa pero no está habituada a utilizar los . En cualquiera de los dos casos, lo que va a marcar la diferencia es la motivación.

Los usuarios necesitan motivos para quedarse y para volver: que les merezca la pena consultarlo con frecuencia y participar. Estos motivos están íntimamente relacionados con el movimiento y la actividad que perciban en el foro.

Un foro es algo vivo, tan vivo como un tiburón: movimiento llama a movimiento e inactividad llama a inactividad.

La pantalla principal de un foro muestra de forma inmediata la frecuencia con la que se actualizan las conversaciones. Si pasan días y, peor, semanas desde la última intervención, se interpreta en segundos que el foro no tiene actividad y no merece la pena profundizar en él. Por el contrario, una actividad reciente despierta interés. Esto se traduce en que necesitaréis un número mínimo de miembros de vuestro colectivo aportando al foro la actividad que necesita para hacerlo atractivo a más personas.

Inicialmente, estas personas van a asumir una responsabilidad que puede degenerar rápidamente en carga o simple desmotivación si no se las anima adecuadamente, si no perciben en los demás cierto reconocimiento a su esfuerzo o que éste tenga resultados.

Tened muy presente que estos momentos iniciales, las primeras semanas, quizá meses, son cruciales para un foro.

Muy probablemente su motivación pase por encontrar satisfacción personal en la participación en el foro, más allá del compromiso adquirido con los objetivos de la asociación.

Pero también por acostumbrarse y verle las ventajas a un tipo de diálogo quizá nuevo para ellos: un diálogo en diferido, por escrito, aportando información e ideas a la espera de que sean completadas y comentadas por otros.

Si el compromiso del colectivo con este proyecto de foro no es claro, o si el grupo inicial no ha sido capaz de incorporar a sus rutinas la participación en el foro, es posible que las esperas se hagan demasiado largas y que la motivación personal desaparezca.

En definitiva, podemos afirmar que un foro en el que las personas no se sienten motivadas a participar está abocado al fracaso.

¿Cómo favorecer esa motivación? ¿Cómo animar a la participación? ¿Se puede facilitar la participación de alguna manera para que quien esté motivado pueda participar sin dificultad? Rotundamente, sí. Aunque sin garantías de éxito.

Primero, hay que motivar a los de dentro. Lo acabamos de decir: vosotros mismos sois los primeros responsables de que el foro comience a andar. Si no iniciáis actividad, si no generáis movimiento, no atraeréis a usuarios externos a vuestra red de personas inicial.

Siguiendo la regla del 90-9-1 que ya conocéis bien, lo normal será que la mayor parte de vuestro colectivo sólo lea y que sean sólo unos pocos los que aporten contenidos al foro. ¿Qué hacer en estas circunstancias?

  • Apoyad explícitamente la actividad forera desde la organización, animando a todos los miembros del colectivo a participar en la medida de sus posibilidades, aunque sólo sea con una lectura atenta.
  • Animad a todos los miembros del colectivo a que se registren en el foro. Eliminaréis una posible barrera a una participación espontánea que surja al calor de un debate interesante.
  • Valorad explícitamente la actividad desarrollada por el núcleo inicial de participantes.
  • Facilitad en la medida de lo posible la participación, resolviendo dudas y eliminando obstáculos.
  • Elegid administradores para el foro para las tareas de gestión (altas y bajas de usuarios, moderación, etc.).
  • Favoreced el apoyo mutuo entre los miembros del colectivo involucrados en este proyecto.
  • Haced que el foro sea útil para el colectivo, procurando que la información que se incluya en él anime a la reflexión y ayude a la difusión de los eventos offline que se desarrollen.

En definitiva, que los miembros de vuestro colectivo se acostumbren a acudir al foro para enterarse de cosas interesantes relacionadas con su propio colectivo.

Y valorad positivamente el número de lecturas que tengan vuestros hilos de conversación. Serán una medida del impacto real de vuestras intervenciones, lo que puede aportar ilusión en el momento del desánimo.

Tened por seguro que si el foro funciona como espacio de reflexión de vuestro colectivo, acabará atrayendo a personas ajenas al mismo pero interesadas por los mismos temas.

Buenas prácticas con foros en Lektu

Si lo que has leído te resultó útil, ¿por qué no consideras hacer una pequeña donación para que este proyecto siga adelante?

Navega por esta serie<< Cómo mantener un foro hoy en díaPara mantener un foro hay que atraer y motivar a los de fuera >>

Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported El contenido de esta entrada está bajo una licencia Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported.