La impresora

Parte 20 de la serie Manual básico de hardware
Apoya a Proyecto Autodidacta a través de Patreon

La impresora

Esta página forma parte del “Manual básico de hardware y software”. Descarga el cómic completo:

bannerMBHS1

TRANSCRIPCIÓN

La impresora pasa lo que tengamos en la computadora a un medio físico, normalmente papel (aunque se puede imprimir sobre otras superficies).

Hay tres tipos principales: de cinta (o matriciales), de inyección a tinta y láser. La diferencia está en el método en que imprimen y, claro está, en el precio.

Las de cinta o matriciales son las más antiguas. Funcionan con una cinta que es recorrida por el cabezal de la impresora, el cual golpea el papel para imprimir. Son muy lentas y no tienen muy buena calidad de impresión. Por eso ya casi no se usan. Pero no gastaban mucha tinta, eran fáciles de recargar y la cinta que empleaban era muy barata. Sin embargo, sólo imprimían en blanco y negro.

Las de inyección de tinta son las más populares hoy en día. Imprimen con rapidez y buena calidad. Funcionan con uno o dos cartuchos (color o negro) de tinta que recorren la hoja para imprimir. Sin embargo, gastan mucha tinta. Los cartuchos son un poco caros y se acaban rápido si imprimimos mucho (sobre todo imágenes). Se pueden recargar varias veces, lo cual es más barato.

Las láser son las más caras, pero son las que ofrecen mayor calidad y velocidad. Funcionan con un cartucho de toner, una “tinta seca” que se deposita en la hoja cuando imprimimos. Si las impresoras son caras, los cartuchos de toner también lo son.

La velocidad de las impresoras se mide en páginas por minuto (ppm). La calidad de impresión se mide por la resolución, que es la cantidad de puntos que puede imprimir por pulgada (puntos por pulgada: ppp o dpi -dots per inch, en inglés)

Como las impresoras más usadas hoy en día son las de inyección, es bueno tener en cuenta algunas cosas a la hora de imprimir.

Una de ellas es que si tu impresora tiene usa un sólo cartucho, utiliza siempre mejor uno de tinta negra. Si utilizas uno de color, la impresora empleará todos los colores para hacer el negro y se acabará antes.

Otra es la de recargar los cartuchos cuando se acaben. Puedes recargarlos varias veces. Pero lo mejor para ahorrar es que imprimas sólo cuando sea necesario.

¡Y se ecológico! Imprime siempre que puedas por las dos caras del papel. No sólo ayudas a conservar la naturaleza (el papel viene de los árboles, genera basura, etc.) sino que te saldrá más barato.

Navega por esta serie<< El ratónEl monitor >>