Planificación general del podcast (IV): la periodicidad

Planificación general del podcast (XVII): la periodicidad

Planificación general del podcast (XVIII): la periodicidad

Planificación general del podcast (XIX): la periodicidad

Planificación general del podcast (XX): la periodicidad

Planificación general del podcast (XXI): la periodicidad

TRANSCRIPCIÓN

La

¿Cada cuánto tiempo debes publicar un nuevo episodio de tu ? Esta es una pregunta que depende de lo mismo que la duración: de tu tiempo disponible.

Empecemos por decir que las periodicidades más usadas son las siguientes:

  • Diario
  • Semanal
  • Quincenal
  • Mensual

¿Alguna de ellas es la ideal? En realidad, no. Todas tienen sus pros y sus contras y con cualquiera de ellas puedes conseguir que tu podcast sea escuchado por mucha gente.

Por ello, cuando hacemos un podcast por primera vez, es importante elegir la periodicidad que sea más adecuada para nosotros en función del tiempo de que disponemos para hacerlo.

Además, la que elijamos también debe contribuir a facilitarnos el aprovechamiento del impulso inicial al comenzar el proyecto. Porque cuando empezamos algo, siempre lo hacemos con muchas ganas, pero luego tendemos a “desinflarnos”.

Encontrar el equilibrio entre estos factores no es sencillo. Así que vamos a revisar cada una de las opciones para ver cual puede ser la más adecuada para nosotros.

Empecemos por decir que, sin duda, la opción que más favorece a aprovechar toda esa energía con la que comenzamos es la periodicidad diaria.

Sin embargo, esta no es una opción para todo el mundo. Sobre todo porque, aunque el podcast dure solo cinco o diez minutos, demanda demasiado esfuerzo para alguien que comienza.

Por el momento, podríamos decir que esta opción no es la más recomendable.

Luego tenemos la periodicidad semanal. Aquí la demanda es menor, pero sigue siendo exigente. Para comenzar, no sería la más adecuada, pero si tienes suficiente tiempo como para invertirlo en la realización del podcast, tampoco deberías descartarla.

Sin embargo, a la hora de decidir, recuerda que el proceso de poner un podcast ahí fuera involucra una serie de pasos. ¿podrás hacerlos todos a lo largo de una semana sin que te desgastes mucho?

Porque aquí entra un factor importante: la , que es cuando algo que disfrutábamos hacer lo vemos como una obligación y nos cuesta mucho trabajo hacerlo.

Ya se habló de esto en el cómic “Buenas prácticas con blogs” y se puede aplicar también a los podcasts.

Si elegimos una periodicidad muy exigente, cuando haya pasado el periodo inicial en el que estábamos llenos de ilusión y entusiasmo por nuestro podcast, es muy posible que terminemos viéndolo como una obligación incómoda.

Como se trata de una actividad voluntaria, comenzaremos a evitarla y cada podcast se hará cada vez más difícil hasta que, finalmente, dejemos de hacerlo, por mucho de que por dentro nos digamos que estamos a punto de hacer otro.

Este fenómeno es muy habitual en actividades de este tipo y por eso es importante intentar prevenirlo seleccionando opciones de manera realista, sin dejarnos empujar en demasía por el optimismo de los primeros momentos.

Si bien periodicidades exigentes como la diaria y la semanal pueden ser buenas para generar el hábito de realizar un podcast, tienen la contraindicación de que, en el caso de aquellos que comienzan, tienden a la degeneración en .

Por lo tanto, en principio mejor evitarlas. Más adelante, ya tendremos la oportunidad de probar que tal nos funcionan o incluso podremos cambiar la periodicidad de nuestro podcast a cualquiera de ellas.

Bajo este punto de vista, y tomando en cuenta la recomendación hecha antes al hablar de la duración, la periodicidad que encaja mejor al comenzar es la quincenal.

Si sigues la sugerencia de que tu primer podcast dure entre 20 minutos y media hora, la periodicidad quincenal encaja como un guante. Quince días son suficientes como para documentarte cuanto necesites, grabar, editar y luego publicarlo.

Si dura más, también puede funcionarte bien, solo que la exigencia será un poco más alta. Y acabamos de ver qué es lo que puede ocurrir si nos exigimos demasiado cuando no debemos.

Quince días también es una frecuencia buena como para generar el hábito que necesitamos para producir un podcast con regularidad. Mantiene un equilibrio correcto entre la exigencia y el riesgo de degeneración en carga.

De todas formas, si tras todo esto sigues dudando o lo ves difícil, mejor comienza haciendo uno mensual. Como contraindicación se puede señalar que tardarás más en coger en hábito y es muy posible que se desvanezca el entusiasmo inicial y que no pases de unos pocos episodios.

Por otra parte, te puede servir como toma de contacto, evaluando mejor todo lo que involucra la producción de un podcast y preparándote así para iniciar otro podcast con más conocimiento de la situación o para modificar este de acuerdo a todo lo que hayas aprendido.

Insisto: lo importante aquí es evitar que ocurra lo del refrán “arrancada de caballo, parada de burro”. Es decir, que comienzas con mucho entusiasmo, grabas y publicas con una periodicidad muy corta y de pronto, puf, te desinflas y publicas cada vez con más tiempo de diferencia hasta que dejas de hacerlo.

La periodicidad es un factor importante de cara a generar y mantener una audiencia, a fidelizarla. Pero en principio, es importante sobre todo para ti, para acostumbrarte a producir el podcast con cierta continuidad ya que esta es la llave para llegar a esa audiencia que buscas.

Imagínate tu podcast (y casi cualquier proyecto de estas características) como un avión. Un avión necesita pista para poder despegar, y esta pista tiene que ser muy larga.

De la misma forma, tu podcast necesita una pista igual de larga para despegar. En este caso, la pista es el tiempo durante el que estamos publicándolo.

Al principio, te escuchará poca gente. Pero si haces bien las cosas, te irán escuchando cada vez más personas de manera progresiva. Quitando casos excepcionales, lo normal es que se trate de un crecimiento lento pero continuado a lo largo del tiempo.

Por eso es importante que te des el tiempo suficiente para comprobar si tu podcast desarrolla gran parte de su potencial. Y esto solo lo puedes conseguir evitando el desgaste que puede producir una exigencia demasiado alta.


Créditos adicionales

En estas páginas se han utilizado imágenes provenientes de:

PICOL (PIctorial COmmunication Language) project bajo licencia Creative Commons BY

Iconos elaborados por Freepik descargados de www.flaticon.comusados bajo una licencia CC BY 3.0

Open Clip Art Library:

January por sandeepkh bajo licencia de dominio público

Calendar icon por SimpleIcons bajo licencia de dominio público

Architetto — Cavallo 15 por francesco_rollandin bajo licencia de dominio público

Donkey por Mazeo bajo licencia de dominio público

Si lo que has leído te resultó útil, ¿por qué no consideras hacer una pequeña donación para que este proyecto siga adelante?

Navega por esta serie<< Planificación general del podcast (III): la duraciónPlanificación general del podcast (V): el nombre >>