Qué pasa desde que pones una dirección hasta que se abre un sitio web

Parte 10 de la serie Pequeñas dosis
Apoya a Proyecto Autodidacta a través de Patreon

NOTA:

Esta es una actualización de la página “Resumen: qué pasa cuando entramos a una web” publicada el 28/07/2009 y perteneciente a la serie “Internet: conceptos básicos“.

TRANSCRIPCIÓN

Vamos a ver todo lo que ocurre cuando entramos a una página web. Ni que decir tiene que para hacerlo debemos primero estar conectados a Internet.

Abres tu navegador y escribes un nombre de dominio. Cuando pulsas la tecla «Enter», tu computadora mira en su caché de DNS a ver si la tiene asociada a una dirección IP, que es un número asignado a la computadora donde está el sitio web.

Si no la tiene, el ISP mira en su DNS a ver si cuenta con ella. Si no, se la pide a otro DNS. Cuando sabe la IP donde tiene que ir, sale tu petición: «¡Muéstrame esta página web!».

Tu petición es cortada en trocitos y, cada uno, envuelto en un paquete donde pone el remitente, el destinatario y el orden que tiene.

Cada paquete sale disparado por la red. Al llegar a unos aparatos llamados routers que están enlazados entre las diferentes redes que conforman Internet, estos los manda por el mejor camino que encuentre hacia su destino.

Al llegar al final, el servidor toma los paquetes, los ordena, lee el mensaje ( «¡Muéstrame esta página web!» ) y envía la página a tu dirección.

La página también es cortada en trocitos, envueltos cada uno en paquetes con sus datos, enviados de vuelta por todas las redes, cruzando por routers hasta que llega a tu computadora, donde se recompone y ¡ta-chan! ves la página web.

Sí, todo esto sucede cuando entras a un sitio web. Bueno, a grandes rasgos, que es más complicado que esto.


El pasado 12 de marzo se cumplieron 30 años de la creación de la World Wide Web, así que me animé a «reconstruir» una página que ya había publicado hace nada menos que casi diez años. La distribuí con este nuevo formato (en el que cada viñeta va como un archivo de imagen separado) a través de las redes sociales (Twitter, Facebook e Instagram), pero pensé que mejor también publicarlo aquí debido a las diferencias que hay entre aquel contenido y el actual (que en el fondo son principalmente estéticas).

Navega por esta serie<< Guía rápida de HTML para comentarios en blogs