Los estados y las versiones del software

Apoya a Proyecto Autodidacta a través de Patreon

versiones

Seguramente hayas oído en muchas ocasiones los términos alpha, beta y RC (Release Candidate) al hablar de software, y a lo mejor te has quedado tal cual, sin saber a que se refieren. ¿Y los números? Sí, bueno, creo que todos entenderemos que alguna diferencia debe de haber entre, por decir algo, Firefox 2 y Firefox 3. Pero, ¿Y cuando la versión es, por ejemplo, 2.0.4? ¿A qué viene eso? Vamos a tratar de explicarlo.

El software que puedes encontrar por la web puede estar en cinco estados: pre-alpha, alpha, beta, Release Candidate (candidata a lanzamiento o, más adecuadamente candidata a definitiva) y en versión definitiva.

  • Pre-alpha: en ocasiones, es la primera que se lanza. El programa aún no tiene completas las características que conformarán su versión definitiva. En ocasiones ni siquiera tiene todas las funcionalidades que tendrá al final. Como usuarios: no usar estas versiones.
  • Alpha: ésta es la versión que se envía a los probadores de software. Los probadores (software testers) son normalmente personas que pertenecen a la empresa que desarrolla el programa o a la comunidad que hay alrededor de él. En el software libre y de código abierto, es usual que se distribuyan versiones alpha de los programas (y de su código) para que todo aquel interesado pueda contribuir señalando fallos. Y es que los programas en estado alpha, aunque tienen todas sus características completas, sólo funcionan en parte, y normalmente suele ser inestables o inseguros (o las dos cosas). Como usuarios: no usar estas versiones a menos que sientas muchísima curiosidad.
  • Beta: aquí ya estamos mejor que antes, pero que mucho mejor. El programa prácticamente tiene sus funcionalidades completas y se ve casi como se va a ver en la versión final o definitiva. Puede continuar siendo algo inestable pero no inseguro. La idea es depurar los fallos que puedan ocurrir, los cuales suelen ser de una gravedad menor. Hay algunos programas que tardan en salir de la versión beta, pudiendo continuar así durante mucho tiempo porque aún no cumplen con los requisitos impuestos por los desarrolladores para su versión final. Sin embargo, a menudo se pueden utilizar sin graves incidentes (aunque depende del programa, claro). Como usuarios: se pueden usar, pero teniendo en cuenta de qué tipo de versión se trata. Los fallos pueden ocurrir.
  • Release Candidate: (traduce al español ésto…) Se le puede llamar "Candidata a lanzamiento", "Candidata a definitiva" o simplemente "Candidata". El programa está casi casi casi listo. Todo está en su lugar y todo funciona, y prácticamente será el mismo que en la versión definitiva, a menos que aparezca algún error no detectado en las pruebas anteriores. Pero una cosa es segura: el programa está libre de errores que puedan detener su desarrollo. Como usuarios: a por él, pero teniendo en cuenta que aún puede haber errores que no han sido descubiertos y que tú puedes ser el que los descubra.
  • Versión definitiva: también conocida como "de disponibilidad general" o "dorada" (gold). Úsala. No tiene fallos. Las versiones definitivas no vienen acompañadas de ningún nombre como las anteriores. A lo más, un nombre comercial (XP, en Windows) o un número que indica en que versión se encuentra (3, en Firefox).

Acabo de emplear de nuevo la palabra "versión" de una manera que puede resultar un tanto confusa, pero lo he hecho para señalar algo. Lo que acabo de describir más arriba son los estados por los que pasa un programa antes de que definitivamente lo podemos usar. Sin embargo, entre el común de los comunes (vamos, fuera del ámbito especializado), por regla general se les suele llamar a estos estados "versiones", porque el nombre del programa va acompañado del estado en que se encuentra (si no es así, es porque se trata de la versión definitiva) y de un número. De esta manera, el nombre completo de Firefox 3 beta hubiera sido Firefox versión 3 en estado beta.

¿Y qué significan los números?

Los números que acompañan al nombre de un programa indican la versión en la que éste se encuentra. Normalmente, un programa se inicia con su versión 1.0. Versiones con un número menor a 1 (0.3, 0.6, 0.8 etc.) indican versiones que están en estado alpha o beta.

A partir del número 1, los siguientes números que acompañen al nombre del programa indican pequeños avances en sus funcionalidades o correcciones de errores. Cuando el número crece tan sólo en decimales (1.1), las mejoras suelen ser de carácter menor en función del número que tenía su predecesor (mejorando una característica, corrigiendo un error grande que no había sido detectado en los estados anteriores, etc.) . Por ejemplo, un programa 1.1 indica que se han corregido errores y, tal vez, añadido algunas funcionalidades, pero no muy importantes. Sin embargo, si pasamos de un programa 1.0 a 1.5, los cambios pueden haber sido considerables, a pesar de que no se valoren como suficientes como para un salto a una versión 2.0. Hay que tener en cuenta que los saltos de versión se producen en relación al estado en que se encontraba el programa en su versión anterior.

En ocasiones, también nos podemos encontrar con cosas tipo 1.0.1 o incluso 2.0.0.14 (esa era la última versión de Firefox que hubo antes de la 3). En esos casos, los cambios suelen ser muchísimo menores e indetectables a simple vista o con un uso superficial del programa. Suelen significar que se han corregido errores pequeños y que no se ha añadido ninguna mejora.

Antes de terminar, añadir que hasta los estados pueden tener versiones. El ejemplo más claro es Firefox, con sus RC1, RC2, RC3 y RC4 (y RC5 para Mac) que preludiaron a la versión definitiva de Firefox 3.

Si deseas más información, con mucho más detalle, consulta el artículo en la Wikipedia al respecto.

Un pequeño añadido: muchos programas que son liberados en estados alpha, beta y RC (sobre todo los de Software libre, aunque no sólo ellos) suelen tener maneras de comunicar los errores que vayan apareciendo directamente a los desarrolladores, a veces incluso sin salir del mismo programa. Considera siempre echar mano de esta posibilidad porque así estarás contribuyendo al desarrollo de una aplicación que te gusta y a la que sacas partido.