10 maneras de naufragar en la web

Apoya a Proyecto Autodidacta a través de Patreon

1594411528_1512b1aad5_m

En Download Squad han publicado un artículo muy interesante (y un tanto… agresivo) titulado “5 maneras de navegar como un completo idiota” (5 Ways To Surf Like a Complete Moron). Y digo agresivo porque, bueno, nadie nace sabiendo. Pero comparto el malestar del autor. Muchos usuarios no le prestan la atención debida a su PC, incurriendo en una serie de errores y problemas perfectamente evitables con un poco de atención a lo que aparece en la pantalla y usando el sentido común. Y, sin duda, lo de idiota viene por dos razones principales: por un lado, toda la información disponible que tenemos en la red acerca de los peligros que circulan por la web (y como evitarlos); por otro, por el tipo de pensamiento basado en una mezcla explosiva de ingenuidad y autosuficiencia que lleva a cometer errores que comprometen la seguridad de nuestro equipo.

El artículo original esta cargado de ironía, pero como este sitio tiene una cierta orientación didáctica, he decidido añadir algunos comentarios en negrita acerca del comportamiento correcto frente a cada manera inadecuada al moverse por la web. Veamos esas 5 maneras de navegar como un completo idiota, traducidas un tanto libremente y a las que le he añadido otras 5 de mi propia cosecha para completarlas un poco (las cursivas son la traducción libre del sitio original).

1. No te preocupes de actualizar tu software. Cosas como Java, Flash y tu navegador se están actualizando constantemente. Si puedes jugar a los juegos en Flash y esa cosita de Java está siempre junto al reloj de tu sistema, es muy probable que todo esté funcionando bien. Los agujeros de seguridad en tus aplicaciones desactualizadas de Internet permiten que la información se mueva con más rapidez. Y añado: De la misma forma, ignora los avisos de actualización de los antivirus. Ese que te instalaron en el 2004 funciona perfectamente (hasta ahora no te ha dado ningún aviso) y seguro que si le añades algo, tu PC se hará más lenta.

Mantén siempre actualizado todo tu software, especialmente el de protección (antivirus, antispyware, etc.).

2. Créete todo lo que veas. Si se abre una ventana que te dice que Windows ha encontrado spyware en tu computadora o que tienes 324 errores en tu registro, mejor haz clic en ella. No es el tipo de cosas en las que quieras correr riesgos. Quiero decir, el registro es donde se guardan… registros, y el software desinstalador de spyware con anuncios al estilo Shamwow debe ser confiable, ¿no? Y añado: Igualmente, no cabe duda de que eres el visitante nº 6.235.728 que ve ese banner, y eso requiere un premio. Es un mecanismo de promoción, como cuando te regalan una enciclopedia por escuchar una charla sobre alojamiento compartido o venta piramidal. Si ya sabemos que en Internet todo es gratis…

Si un sitio web te ofrece un mensaje relativo al software de tu computadora sin haberte pedido antes autorización, o es falso o tienes un problema ya que te están espiando. Como seguramente sea falso, simplemente no le hagas caso..

3. Necesitas más emoticonos gratuitos y más salvantallas. Todo el mundo adora los emoticonos, especialmente tus amigos que eskribn en el mesenyer. ¿Y los salvapantallas? Adoro tener basura divertida moviéndose en mi monitor cuando no hay nadie cerca de él, así es como la gente que se acerca reconoce a un tío molón como yo. De todas formas, ninguno de los sitios web que regalan este tipo de cosas tratan de contagiarme nada malo. Y añado: Además, es increíble lo que hacen por la red. Inmediatamente, pueden contactarte con un chico o chica de tu misma ciudad que, mira por donde, quiere conocerte. Si es que tu fama se riega como el agua en un cubo con agujeros…

Si bien no hay nada malo intrínsecamente en todos esos complementos, en muchas ocasiones vienen acompañados de malware, especialmente aquellos que se anuncian en muchas webs. Si deseas ese tipo de complementos, busca sus referencias en webs o blogs de confianza. Igualmente, nunca hagas clic en esos anuncios que te dicen que alguien quiere conocerte. Esa persona de la foto no te quiere conocer. Ni siquera sabe quien eres tú.

4. Usa tu dirección de correo principal y la misma contraseña en todo sitio en el que te registres para abrir una cuenta. ¿Por qué hacer las cosas confusas? Nadie se va a imaginar que tu recordatorio de contraseña está basado en detalles de tu página de Facebook. Los hackers tienen mejor cosas que hacer que intentar entrar en la cuenta de Yahoo de un cualquiera. Y añado: ¿Crackers? ¿Ingeniería social? Todo eso son mitos que han difundido para controlarnos. Ya sabemos que a los gobiernos no les gusta que nos descarguemos cosas de Internet.

Preferiblemente, ten siempre dos cuentas de correo: una para las cosas importantes y el correo y personal, y otra para los registros en todo tipo de sitios que desees probar (algo así como una cuenta basura). Procura no usar siempre la misma contraseña. Para no hacerte mucho lío, puedes usar 4 ó 5 diferentes que vayas alternando entre diferentes registros. No uses contraseñas relacionadas con tus datos personales o con cosas que hayas hecho públicas en la web.

5. Todo lo que hay en Limewire (y en Ares, y en eMule, y en Kazaa) es un vídeo o una canción real. Es completamente posible reducir Iron Man hasta obtener una descarga de 72MB o convertir Bat Out of Hell en un MP3 de 540KB. Se le llama compresión. Además, como si alguien se dedicara a renombrar un archivo falso con el mismo nombre que una película o a esconder un troyano dentro de él. Y añado: Tampoco olvidemos que toda famosa tiene un pasado turbio y siempre habrá fotos desnudas de ella. Además, los paparazzi hacen milagros respecto a eso.

En las redes P2P es muy fácil que nos descarguemos un archivo que no es lo que dice ser y que, además, contiene malware. Una manera de guiarnos es por medio del peso de archivo: una hora de vídeo puede comprimirse hasta unos 100MB (con baja calidad), y un minuto de música a 128 Kbps en MP3 pesa aproximadamente 1 MB. Otro recurso es usar torrents con programas que nos permitan ver el contenido de lo que nos vamos a descargar (aunque si está comprimido, esto no es posible). Al respecto, resulta muy recomendable esta serie de entradas sobre descargas en Genbeta,

6. Si te encuentras un artículo que expresa una opinión diferente a la tuya o, simplemente, dice algo que no te gusta, deja un comentario insultando al que lo escrito. Además, no te preocupes: haz acusaciones falsas y difunde rumores alarmistas empleando para ello todo el vocabulario soez y malsonante que has ido acumulando desde tu más tierna infancia. Al fin y al cabo, el anonimato en Internet es perfecto. Nadie te puede localizar ni averiguar quien eres de ninguna manera. Internet es el lugar ideal para poner en su sitio a tanto imbécil que anda suelto y divertirte mientras lo haces.

Cada computadora tiene un número identificador llamado IP. Esa IP puede ser localizable. Si bien el anonimato en Internet es posible, si alguien se empeña en descubrir quien eres, puede conseguirlo, especialmente si su objetivo es demandarte o si has cometido algún delito (¿injurias?).

7. Cuando dejes un comentario, pon siempre tu correo y hasta tu teléfono o incluso tu dirección a la vista de todo el mundo. ¿Cómo si no vas a conseguir trabajo o a conocer nuevas personas? Eso de que haya gente que va recogiendo esos datos es tan sólo una leyenda urbana. ¿Quién va a perder su tiempo así?

Nunca dejes tus datos personales en los comentarios de una web. Esos datos pueden ser recogidos y usados de forma inescrupulosa. En el caso de que, por alguna razón, desees poner tu correo, hazlo usando formatos del tipo tucuenta en correo.com o tucuenta_arroba_correo.com. Esto evitara que esas direcciones sean recogidas de manera automática por programas (aunque lo mejor es que simplemente no pongas tu cuenta).

8. Si está en Internet, es que es verdad. Si te ha llegado por correo, más aún porque iba dirigido especialmente a ti. La web es un medio de comunicación, y todo lo que dicen los medios es cierto. Es su responsabilidad social. Nadie se va a dedicar a difundir cosas que no son ciertas. ¿Para qué?

Ser crítico es un requisito indispensable a la hora de informarse por medio de la web. Los rumores y los bulos se propagan con una facilidad pasmosa. No debemos creernos todo lo que leamos. Contrasta siempre tus fuentes y remítete a las más fiables (sea por reputación, sea por experiencia propia).

9. Es increíble la cantidad de cosas que regalan por Internet: iPhones, iPods, portátiles… ¡Hasta dinero! Lo que pasa es que hay que saber buscar. Con poner “iPod gratis” en Google, encuentras miles de páginas dispuestas a regalártelo. ¿Por qué? Promoción, por supuesto. Por ejemplo, si no fuese por esas promociones, Steve Jobs no vendería ni una sola cosa que empiece por i.

Excepto concursos ocasionales a manera de promoción (y que no son abundantes), nadie regala nada físico por medio de Internet, y mucho menos dinero. No te esfuerces en que alguien te regale un iPod. Te saldrá mejor ahorrar para comprártelo con tu dinero sin comprometer la seguridad de tus datos.

10. Pulsa el botón aceptar en toda ventana que se te abra en el navegador. No la leas, eso es perder el tiempo. La sociedad electrónica de hoy en día se mueve a la velocidad de la luz, y nadie pierde su tiempo leyendo estúpidos mensajes con opciones que, al final, vas a terminar aceptando. La computadora sabe lo que es mejor para ti, más cuando estás conectado a Internet.

Si se abre un cuadro de diálogo mientras estás navegando, léelo. Si no entiendes lo que dice, pincha en Cancelar y consulta el contenido del mensaje por medio de un buscador (si estás muy interesado, claro). Ten cuidado con la publicidad que aparece disfrazada de cuadro de diálogo. Sin duda, no leer atentamente lo que pone en esos cuadros y hacer clic de manera indiscriminada ha de ser la causa principal de infecciones de malware y de robo de datos.

Imágenes: ‘Credit Card Theft‘ y ‘DSC02533