Final de la campaña de crowdfunding

Con una pequeña donación, Proyecto Autodidacta puede seguir adelante

Aunque hace unas semanas que se produjo, creo que ya es momento de anunciarlo también por aquí: la campaña de crowdfunding que inicié para financiar la realización del «Manual básico de Internet» concluyó sin que lograse alcanzar la meta fijada.

Lo que tenía que decir al respecto lo dije en un vídeo que dejo aquí. Creo que en él doy las explicaciones necesarias del caso. Ahora bien, si no quieres verlo, debajo de él voy con lo que podríamos describir como una «trancripción extendida».

Agradecimientos

Aunque ya lo he hecho por privado, no puedo por menos que agradecer de nuevo a todos los mecenas que me han apoyado en esta pequeña aventura. Ya os lo he dicho: no tengo palabras para agradecer lo suficiente vuestro apoyo. Gracias, muchas gracias desde lo más hondo de mi corazón.

También quiero agradecer a quienes habéis echado una mano para difundir esta campaña por redes sociales y por otros medios, algo que es muy importante para un proyecto de estas características. Es muy difícil, y más en estos tiempos tan agitados y hasta revueltos, conseguir la atención de la gente con tanta cosa clamando por ella, pero vosotros me ayudasteis a intentarlo. Por último, quiero dar las gracias también a algunas personas que estuvieron tras bastidores, echando una mano. No quiero nombrarlos aquí, pero vosotros sabéis quiénes sois.

Análisis en cuatro puntos

Cuando terminas algo como esto, y de la forma en que lo he hecho yo, es inevitable que te preguntes qué es lo que hiciste mal, por qué fallaste. Creo que son preguntas que hay que intentar contestar antes de pasar página y seguir adelante, aunque tratando de dejar de lado juicios de valor que resulten perniciosos.

En cualquier cosa en la vida, son innumerables las variables que entran en juego para definir si la moneda cae de un lado o de otro, por decirlo de alguna manera. De ellas, unas pesan más que otras. Estas son las que creo que pesaron más en mi caso. Las voy a contar brevemente por si le son de utilidad para alguien que quiera intentar algo similar.

Estancamiento

Proyecto Autodidacta era y es un proyecto que lleva un tiempo estancado. Sí, he publicado en los últimos tiempos pero no con la frecuencia con que he llegado a hacerlo en otros. Por tanto, a pesar de tener una cierta consistencia en visitas, donde no lo tenía tanto, creo yo, era en fidelidad, aunque no sé si esa palabra es la más adecuada para aquello a lo que me quiero referir.

Falta de una comunidad consolidada

Derivado del punto anterior está el hecho de que no contaba con una comunidad activa e involucrada, o por lo menos con una comunidad consolidada, sin importar su tamaño. Soy consciente de que hay un grupo de personas que me siguen de manera más o menos regular (dentro de lo cabe en relación a mi falta de constancia al publicar nuevo material), pero no tenía una manera de comunicarme de una manera más directa con ese grupo.

Coyuntura mundial

Entre los dos puntos anteriores se conforma una «casilla de salida» desde la cual el camino era complejo. Y la situación mundial lo puso más complicado. Ya se sabe, la pandemia y la consecuente crisis económica que me temo todavía no hemos sentido con toda su dureza pero que ya empezó a asomar la patita (y donde yo resido podría decirse que hace rato que entró de cuerpo entero).

En este aspecto, quiero resaltar algo: la coyuntura hizo la campaña más complicada para mí, ojo, que venía de donde venía. Hay otros proyectos que han recurrido al crowdfunding y han conseguido salir airosos. Cada uno es un caso diferente. Por tanto, no es que use la coyuntura actual para justificar no haber alcanzado la meta, aunque tampoco puedo ignorar que en mi caso creo que es algo que también ha tenido un peso específico. Pero insisto: en mi caso.

Errores de principiante

Y luego están mis propios errores, algunos fruto del desconocimiento, otros de un cierto contexto personal en el que no voy a entrar ahora. Soy consciente de ellos y me han proporcionado información importante que quizá, de otra manera, no hubiese conseguido. Hay cosas que o las observas de primera mano o no terminan de entrarte en la cabezota. Qué le vamos a hacer: recibiendo golpes se aprende a esquivarlos.

Es en estos cuatro elementos en los que creo que se sustenta este intento fallido. Casi que puedo repartir en cada uno de ellos un 25% de la responsabilidad. Obviamente, este es un análisis muy grueso que hago en este momento, de cara al público y por si a alguien pudiese serle de utilidad. Tras bambalinas, estoy siendo más preciso y creo que he aprendido bastante de esto.

El futuro

En un texto que publiqué cuando anuncié la campaña, decía que, en el caso de que no saliese adelante, en principio sería tan solo una oportunidad perdida, una intentona que no salió, un cartucho más que he quemado en mi intento de continuar haciendo estos cómics. Esto significará una oportunidad menos de hacer sostenible este sitio y, por lo tanto, un paso más en dirección a su cierre.

Bueno, pues ese paso se ha dado. Pero solo es un paso. Voy a seguir intentando hacerlo sostenible por otros métodos, especialmente buscando el apoyo de organizaciones, instituciones o empresas, tal y como estaba haciendo antes de intentar la vía del crowdfunding.

Por tanto, no voy a cerrar inmediatamente. Lo que sí voy a intentar es publicar nuevos cómics, incrementar su difusión y empezar a generar los mecanismos para consolidar la comunidad que pueda existir en torno a este sitio. Pero la posibilidad de cierre sigue estando ahí. Creo en el proyecto, creo que el cómic es un excelente vehículo educativo y creo que los cómics que yo hago tienen futuro y aportan valor. Y a pesar de creer en todo esto, también veo mi bolsillo y, actualmente, la bola de cristal que hay en él, tintineando contra unos cuantos centavos, me dice que ese cierre de este sitio está cada vez más cerca.

En lo que se refiere al contenido que publicaré de ahora en adelante, debo de cir que al no haber alcanzado la meta del financiamiento, no realizaré el «Manual básico de Internet». Es posible que publique cosas sueltas dentro de la temática que pretendía cubrir, pero no me embarcaré en una publicación larga y sostenida que concluya con un manual. Al menos, mientras no consiga un financiamiento directo para ello.

En resumen, que voy a seguir adelante, parafraseando a una canción que me gusta mucho, si no me vence la fatiga de combate y mientras los recursos lo hagan posible, aunque cada vez sean más escasos y menguantes.

Se intentó. No se pudo: next. Eso es todo.

Fin del comunicado

Dos more things

Hay un par de cosas que quiero comentar antes de terminar. Sí, quizá deberían ir más arriba y destacarlas más, pero qué le vamos a hacer. Supongo que las resaltaré de otra forma y en otra ocasión.

La primera: mi miniserie de vídeos de «Así fue Internet» no ha concluido. Haré todavía no sé si uno o dos vídeos más. Uno más, seguro, pero estoy a la espera de una confirmación para una entrevista.

La segunda: he creado una lista de correo y un canal de Telegram para empezar a consolidar esa comunidad a la que me refería. Únete a cualquiera de las dos cosas (o si quieres, a las dos, que espero no duplicar mucho el contenido entre ellas). Me ayudará mucho que estés por ahí.

Ahora sí, me despido. Muchas, muchas muchas gracias por el apoyo. Espero que sigáis ahí, porque lo voy a seguir necesitando.