Cómo funciona Google

Con una pequeña donación, Proyecto Autodidacta puede seguir adelante
TRANSCRIPCIÓN

Para aprovechar mejor Google, es importante que conozcamos a grandes rasgos cómo funciona.

Cuando hacemos una búsqueda en Google, lo que hacemos en realidad es buscar en un índice de páginas web creado por la empresa.

Para crear y mantener actualizado este índice, Google emplea lo que se conocen como Spiders o Arañas: pequeños programas que exploran páginas web, las añaden al índice y siguen los enlaces que hay en ellas para descubrir más páginas que añadir.

Al buscar en Google, el software que hay detrás localiza todas las páginas que contengan los términos que hemos usado. Después, en base a una serie de algoritmos, nos muestra los resultados que vemos.

Estos algoritmos toman en cuenta muchos factores. Entre ellos están las palabras que hemos usado, la importancia de las páginas que contienen esas palabras, la ubicación en la que nos encontramos, etc.

De acuerdo a esto, las páginas que se nos muestren serán unas u otras y estarán en un determinado orden.

Para determinar la importancia de una página web, Google usa un algoritmo llamado «PageRank», que otorga una especie de puntuación a cada página web.

Para asignar esa puntuación, PageRank toma en cuenta el número de enlaces que apuntan a página y la importancia de las páginas que los contienen.

PageRank es el algoritmo más famoso de Google. Fue el primero que usaron y el que le permitió en su momento diferenciarse de otros buscadores y triunfar sobre la competencia.

Como hay sitios que emplean técnicas fraudulentas para manipular el PageRank, Google cuenta con algoritmos adicionales para identificarlos y retirarlos de los resultados de búsqueda.

Los resultados de Google también están personalizados según los datos que tengan de la persona que hace la búsqueda.

Pongamos de ejemplo la palabra «Ópera». Dependiendo del tipo de búsquedas que haya hecho previamente un usuario, le aparecerán unos resultados u otros.

Si el usuario ha hecho muchas búsquedas sobre tecnología, es muy probable que los primeros resultados hagan referencia al navegador «Ópera». Si no es así, lo más probable es que los primeros resultados hagan referencia al género musical.

La ubicación en la que está el usuario también influye en los resultados. Dependiendo de lo que busques, no obtendrás los mismos resultados si te encuentras en Argentina, en México o en España a pesar de que busques con el mismo idioma.

A lo largo del tiempo, en Google han ido refinando su tecnología para que los resultados que obtengamos sean los mejores posibles de acuerdo a lo que su software entiende que estamos buscando.

De hecho, el software que hay detrás es mejorado de manera continua. Podríamos decir que se hace cada vez más listo.

Pero por más listo que sea, nunca debemos olvidar que Google no deja de ser una máquina. Sí, muy sofisticada, pero una máquina al fin y al cabo.

Aunque estemos simplificando mucho, podemos decir que básicamente Google es una máquina que encuentra páginas web que contienen las palabras que escribimos en el buscador.

Aunque a día de hoy sea capaz de contestar algunas preguntas directas, solo lo hace con un pequeño porcentaje de la vastísima cantidad de información existente en el ámbito humano.

Por ejemplo, podemos buscar «Qué hora es» y Google nos devolverá como primer resultado la hora que es en nuestra zona horaria.

Pero si buscamos «cómo aliviar el dolor de cabeza», no nos mostrará como resultado «Tómate una aspirina», sino aquellas páginas que contengan las palabras de la búsqueda.

Navega por esta serieAspectos de privacidad que tener en cuenta al usar Google >>