Aspectos de privacidad que tener en cuenta al usar Google

Con una pequeña donación, Proyecto Autodidacta puede seguir adelante
TRANSCRIPCIÓN

A la hora de usar Google para buscar información es importante tener en cuenta algunas cosas respecto a nuestra privacidad.

Google guarda todas nuestras búsquedas y qué resultados hemos abierto, tanto si las hacemos con nuestra cuenta abierta o no.

Si además usamos Chrome, Google guarda todos los sitios web que visitamos.

Además, también guarda todo lo que hacemos en cualquiera de sus servicios.

Si tienes un teléfono inteligente con Android, que son la mayoría del mercado, debes tener una cuenta en Google para poder usarlo. Si es así, Google almacena más información todavía sobre ti.

Entre otras cosas, Google guarda los sitios donde has estado, cuánto tiempo usas tu teléfono, para qué lo usas y las aplicaciones que abres y cuándo las abres.

Dicho esto, es buen momento para preguntar por qué Google recopila tanta información.

Según ellos mismos explican, usan los datos para crear, prestar y mejorar los servicios que brindan. Y esto incluye también personalizarlos para que se adapten a la manera en que los usamos.

Esto es lo que dicen exactamente desde Google en su política de privacidad:

«Utilizamos la información que recogemos para ofrecerte servicios personalizados, como recomendaciones, contenido personalizado y resultados de búsqueda personalizados».

«Por ejemplo, la revisión de seguridad ofrece consejos de seguridad adaptados a la forma en que utilizas los productos de Google, o Google Play utiliza información, como las aplicaciones que ya has instalado y los vídeos que has visto en YouTube, para sugerirte nuevas aplicaciones que pueden gustarte».

Ofrecer un servicio de calidad es lo que busca toda empresa. Y cuanto más personalizado esté ese servicio, más cómodos nos sentiremos al usarlo y lo utilizaremos más.

Esto es algo que a Google le interesa, claro, pero hay una personalización que le interesa todavía más: la de los anuncios.

Google usa la información que tiene sobre nosotros para mostrarnos publicidad que esté relacionada con nuestros intereses y nuestros hábitos. O sea, anuncios de cosas que es muy probable que nos interesen.

Al mostrarnos este tipo de anuncios, se incrementan las posibilidades de que hagamos una compra gracias a ellos. Así, Google se muestra como una plataforma de publicidad efectiva para los anunciantes.

Es por ello que a Google le interesa saber cuanto más pueda sobre nosotros: porque así nos mostrará anuncios más efectivos y más anunciantes querrán poner su publicidad en su plataforma.

En resumen: Google recopila información sobre nosotros para personalizar sus servicios.

Personalizan sus servicios para que funcionen mejor.

Como funcionan mejor, usamos más sus servicios.

Al usar sus servicios, obtienen más información de nosotros.

Cuanta más información tienen, más pueden personalizar los anuncios que se nos muestran en sus servicios y en otros sitios web que utilizan su plataforma de publicidad, que es una de las más usadas del mundo.

Cuanto más personalizan los anuncios, más probabilidades es que estos sean efectivos y consigan que compremos algo.

Cuanto más compremos a través de la publicidad, más dinero gana Google.

Por supuesto, todo esto es una simplificación de este tema ya que no es nuestro propósito tocarlo ahora.

El tema de la recopilación de datos es complejo y lleno de matices. Hay reflexiones y críticas válidas tanto de quienes están a favor como de quienes están en contra.

Algunas posiciones plantean que empresas como Google recogen muchos más datos de los que son esenciales para que sus servicios funcionen mejor.

Y que estos datos sirven solo para ganar dinero y no para mejorar sus productos.

Lo cierto es que la diversidad y cantidad de datos que recopilan despiertan cuestionamientos válidos acerca de estos temas.

Por ejemplo, si realmente se necesitan recopilar tantos datos para solo ofrecernos publicidad personalizada.

Y luego está la garantía de que esos datos se usen solo para ese propósito. Es lo que nos ofrecen las empresas, pero en realidad no hay forma de verificar si lo cumplen. Al menos por ahora.

Lo dicho: es un tema muy complejo. Para tratarlo a profundidad, necesitaríamos mucho más espacio y ahora no es el momento para hacerlo.

Sin embargo, es importante por lo menos ser conscientes de la existencia del problema para investigar más por nuestra cuenta.

Y al menos, hacernos cargo de la gestión de nuestros datos con las herramientas que se nos ponen a disposición.

Navega por esta serie<< Cómo funciona Google